La reinserción de los etarras

En este primer artículo he creído oportuno traer la cuestión de la entrega de armas de ETA, o más bien, el paripé que hemos visto con la cesión de ese ridículo volumen de armamento por parte de la banda terrorista. Y he elegido este tema en la semana de la “Debacle” sobre el Estado de la Nación o de la intervención rusa en Ucrania, cuestiones ambas de mayor calado mediático y sólo la segunda de verdadera relevancia. Me he decantado por el asunto de ETA por no haber encontrado en los distintos medios que he leído, visto u oído estos días, una mirada hacia algo más allá de la simple noticia, más allá de las declaraciones de los representantes políticos sobre la legitimidad o no de los verificadores o la relevancia del acto de los etarras. Por ello me parece oportuno pararnos un momento a mirar hacia atrás e intentar dar respuesta al porqué de la situación actual de los presos etarras y sus reivindicaciones.

Fuente: EFE

Cuando vemos que, tras haber anunciado el cese de la actividad armada y haber aceptado las reglas del juego legal para obtener beneficios penitenciarios, la banda procede a esa ridícula entrega de armas (rtve.es), sólo cabe pensar en un nuevo intento de chantaje ETA-Gobierno, en este caso basado en el “si me traes a los presos a Euskadi te doy el resto”. Y no olvidemos que ni eso proponen, ya que hablan de sellado de los zulos donde se encuentra el arsenal, no de la entrega de éste (La Rioja.com). Ahora el chantaje no se hace en clave de violencia, la organización terrorista ha renunciado a ella, tras más de 800 vidas truncadas han llegado a la conclusión de que no le ha servido para nada. Y con la batalla perdida, ¿qué es lo que reclaman ahora?, flexibilidad en la política penitenciaria, pasando principalmente por el fin de la dispersión de los presos. Me he topado con no pocas opiniones periodísticas que apoyan esta flexibilidad, y me sigue costando aceptar que haya que hacer concesiones de ningún tipo. No al menos hasta que ETA deje de ser ETA, y tales concesiones sólo serían entendibles en lo que al acercamiento de los reclusos se refiere. No conozco bien las causas de la política de dispersión carcelaria, no sé si tuvieron que ver con el objetivo de evitar la reorganización de los etarras entre los muros de la cárcel o se corresponden más con una medida de castigo, de venganza, o una mezcla de ambas. Espero que alguno de vosotros me ayude con esta cuestión. De todas formas, cuales fueren las causas, no veo por qué habrían de modificarse las condiciones de los presos si no es por la disolución completa de ETA, y estas condiciones, obviamente, no deberían atañer a beneficios penitenciarios tales como tercer grado, reducción de penas u otras similares. O es que, ¿porque no exista la organización a través de la cual estos individuos perpetraron sus crímenes dejan de ser tan graves dichos crímenes?

Mas lo que realmente me interesa traeros aquí es el trasfondo de la cuestión. ¿Por qué el código penal franquista no fue modificado hasta 1995?, y ¿por qué no fue hasta 2006 cuando se decidió que los privilegios penitenciarios en las penas de terrorismo debían computarse sobre el total de la condena y no sobre la máxima estancia permitida en prisión? Esta última cuestión, la Doctrina Parot, no exenta de chapuzas, pues ¿cómo es posible si no que se haya estado aplicando durante algo menos de una década una medida que violaba la legislación europea, tal y como nos lo hizo saber el Tribunal de Estrasburgo, gracias a un agudo abogado, el de Inés del Río, que parece, fue el único en darse cuenta del asunto?

Pero, sin duda, lo que nos lleva a la génesis de todo esto es la filosofía del sistema penitenciario español. Éste está diseñado en pos de la reinserción, pensado para que quienes han cometido errores en su vida puedan rectificar y, tras pagar su deuda con la sociedad, vuelvan a los brazos de ésta. Entonces, ¿debe ser ésta, la concesión de segundas oportunidades, la forma de proceder con todo tipo de delincuentes? ¿Se merecen realmente una reacogida en el seno de la ciudadanía quienes han sobrepasado líneas tan marcadas como las que ponen frontera a los asesinatos, violaciones, crímenes de pederastia u otras atrocidades tales? Entiendo que quien haya sucumbido a la tentación del dinero fácil y haya pasado unos gramos aquí o allá, o incluso unos kilos, quien haya robado esto o lo otro o quien haya incluso acabado con la vida de alguien en un determinado contexto, pueda merecer una segunda oportunidad. Pero me cuesta mucho creer que un individuo capaz de matar a alguien sólo por intereses políticos (por aludir al caso que nos ocupa) pueda tener un retorno satisfactorio al entorno social. Entiendo que la causa del ingreso en prisión en el caso de delitos no de sangre, que son la inmensa mayoría, ha de ser la rehabilitación del individuo para su posterior reinserción, acudiendo a una visión pragmática porque, de reincidir en su conducta delictiva, las consecuencias serían soportables. Sin embargo, ¿qué pasaría si un terrorista decide volver a actuar tras su salida de prisión? Que ya no exista la banda o la causa que le alentaba, ¿garantiza que no volverá a cometer un crimen? Si fue capaz de asesinar a sangre fría antes por una determinada razón ¿por qué no iba a ser capaz de hacerlo ahora por otra? Entiendo también que el objetivo de la ley en estos casos ha de ser evitar que el daño producido se repita, a lo que a día de hoy sólo se puede acceder mediante el encierro perpetuo. ¿Cómo si no certificar la seguridad de la sociedad?

Puede que a alguien le resulte un discurso rígido, pero yo no estoy dispuesto a arriesgar la vida de personas inocentes en un intento de reinserción para nada garantizado. Y para quienes consideren ésta una resolución injusta o lesiva para con los derechos humanos sólo puedo decirles que la verdadera injusticia es condenar al conjunto de la ciudadanía a la imprevisible conducta de unos individuos que han rebasado líneas, entiendo yo, incompatibles con la vida social.

Anuncios

6 comments

  1. Los demostrativos “este”, “ese” “aquel” y “esta” ya no se acentúan en ningún caso, al igual que “solo” que desde la reforma de 2010 ya ha perdido la tilde y ha de escribirse siempre sin ella, además abusas de su utilización, me he cansado de leer “sólo” “sólo” “sólo”, Prueba a utilizar sinónimos, como por ejemplo “único” o “exclusivo” en su diferentes variables. Lo mismo digo de la interjección “o”, sobre todo en los primos párrafos. Por otro lado, pienso que sería un despiste, pero el “porqué” se escribe junto cuando nos referimos a la razón de ser de algo, a su causa.

    Refiriéndome al texto me ha resultado bastante cansado de leer. En primer lugar haces demasiadas alusiones a ti mismo, “He creído, he elegido, me he decantado, he leído, por ello me parece, me he topado, me sigue constando, me cuesta creer…” Cuando se escribe un artículo de opinión no es necesario resaltar cada idea como propia, es algo que se sobreentiende. Has intentado resultar elocuente en tu discurso y no lo has conseguido. Es mejor escribir con simplicidad antes que resultar pedante con expresiones complejas metidas a calzador, pero eso es algo bastante habitual al comienzo, por tanto, nada grave.
    El texto en sí mismo no me dice nada, no me aportada nada, realmente no sé qué pretendes transmitir con él. No sé si estás criticando un hecho o pidiendo que te lo expliquen, o las dos cosas (?)

    Lo que si merece especial atención es tu último párrafo. Hablas de eliminar la reinserción de terroristas en este caso, ¿Qué propones entonces? ¿Cadena perpetua o quizás pena capital? ¿Un símil al estilo americano del que estoy seguro que repudias? ¿Crees que un asesino a sangre fría no puede arrepentirse e integrarse de nuevo en la sociedad? Menuda patada a los Derechos Humanos y al Art.14 de la Constitución Española has metido amigo.
    Dices que matar a sangre fría es algo que no merece la reinserción,¿pero sí ser narcotraficante? La droga ha matado y ha roto más familias que el propio terrorismo, la droga genera muchos, muchísimos problemas sociales derivados del consumo, de hecho es un problema mucho mayor, pero claro, menos sonado. Mismamente en España en 2012 murieron 626 personas por sobredosis, en Europa se cuentan a miles. Sean unos kilos o unos gramos, subsidiariamente también estás acabando con la vida de la personas, de ahí que se califiquen como delitos contra la salud pública. Mal ejemplo has escogido… Tú entiendes que un determinado contexto puede llegar a “justificar” un crimen ¿Qué contextos son esos? ¿Por qué ese contexto no puedes ser el político? Para ti no significada nada, para otros puede significarlo todo. Tan asesino es el que mata por despecho, como el que mata por venganza, como el que mata por dinero o ideología. El delito cometido no determinada la imposibilidad de reinserción.

    Hasta aquí mi crítica constructiva, quizás no te guste, pero al menos desde mi punto de vista mucho más valorable que el que te da “un like” sin ni si quiera leerse lo que has escrito.

  2. Buenas tardes. Como bien dice la persona que ha escrito este texto, es un estudiante de tercero de periodismo. ESTUDIANTE. Lo cual significa que está APRENDIENDO. En todo camino de aprendizaje se comenten fallos. TODOS. Sea la rama de la educación de la que formemos parte. Estoy segura de que una crítica constructiva vale mucho más que mil “likes”, pero ha de ser eso, constructiva, lo que implica EDUCACIÓN, saber guardar las formas y por supuesto, elegir un tono adecuado para hacerlo. No creo que Adrián Luna sea “su amigo”, Pablo Fdez Granda. Ni creo que haya elegido usted la mejor manera de dar su -espero que humilde- opinión. No me refiero “solo” al tema tratado, sino a las formas en las que usted alude al modo de escribir del blogger. ¿Fallos? Sí, todos los cometemos. ¿Es usted perfecto?
    Creo que todos podemos exponer nuestra opinión acerca de un determinado y eso es lo que ha hecho esta persona. Le guste más o menos, puede dar su opinión sin cuestionar todo el tiempo de manera provocativa y ofensiva al escritor. En eso consiste un DEBATE, en exponer lo que uno piensa y en dejar que la otra persona se explique. En tolerar. ¿Ha pensado acaso usted, en la posibilidad de que el estudiante continuase hablando de estos temas y respondiese a las preguntas que usted hace o ampliase su opinión con proposiciones para tratar de resolver los tópicos de los que habla en las próximas entradas? Si quiere proponerle preguntas puede hacerlo en un tono adecuado.
    Prudencia y educación.

  3. Muy bueno el comentario de Pablo Fdez, esas son las aportaciones que dan valor añadido a un blog. Es mucho mejor un desacuerdo cortés y razonado que un simple “like” que no fomenta el diálogo ni aporta nada.

  4. Como explico en el post de bienvenida, lo que pretendo con este blog es crear un punto de encuentro basado en el debate. Esto es, que cada cual exprese su opinión, pero preferiblemente en forma de artículo, no de comentario, para darle mayor valor a la página, aunque los comentarios también son bienvenidos, obviamente. Y ese debate, de acuerdo con la filosofía del blog, ha de basarse en el encuentro de opiniones periodísticas, no en valoraciones sobre el léxico, gramática, ortografía u otros aspectos lingüísticos, y no por no aceptar correcciones, lo que denotaría soberbia, sino por no tratarse éste de un foro sobre dudas académicas y sí de un lugar de opinión, que es la única pretensión que he tenido al crearlo, proyectar y recoger las distintas opiniones sobre los temas que abordo. Evidentemente, como administrador del blog, me reservo el derecho a no aprobar aquellos comentarios o artículos que incurran en faltas de respeto, tanto a mí como a cualquiera de los participantes.

    Para poder publicar vuestros propios artículos deberéis enviarme vuestra dirección de correo para incluiros como usuarios autores o colaboradores (cuando dejáis un comentario ya tengo acceso a vuestro email). Posteriormente, tendréis que crear una cuenta en wordpress y ya podréis ser miembros de Libertinaje Digital y aportar vuestros artículos. De todas formas, si os resulta farragoso este proceso, tenéis la posibilidad de enviarme vuestros artículos a mi correo para que yo los publique en vuestro nombre. Podéis identificaros con un alias, iniciales, nombre falso o similares si queréis, pero preferiría que lo hicieseis con vuestro nombre real (nombre y primer apellido, al menos). Mi correo es adrilufernandez@gmail.com

  5. Ya que es el primer comentario que dejo en este blog, me gustaría dar la enhorabuena a Adrián por su publicación, así como animarle a seguir escribiendo, en lo que sin duda será un buen comienzo en su futuro como periodista.

    En lo referente al artículo sobre la reinserción de los etarras, se plantean varias cuestiones candentes sobre las que merece la pena reflexionar y opinar. Empezando como dice Adrián por la “génesis” en la que se basa todo este conflicto, hay que plantearse el verdadero sentido y utilidad del sistema penitenciario. Unos dirán que debería estar enfocado a la reinserción, otros que más bien al castigo puro y duro. Como en casi todas las cosas en esta vida, la virtud está en el equilibrio, y obviamente dependerá de casa caso. En el caso concreto de los etarras, refiriéndome a aquellos que han sido condenados a penas muy altas por asesinatos, atentados, secuestros, etc., no cabe reinserción posible. Aunque la banda esté prácticamente disuelta y, aparentemente, no sea una amenaza, no se puede reinsertar a aquellos que no se arrepienten de sus actos (y esto es algo que hemos visto de manera muy clara en la “rueda de prensa” que dieron algunos de los presos de ETA excarcelados hace pocos meses), ni a los que cometen tales atrocidades siendo plenamente conscientes de sus actos. No voy a entrar en el caso concreto de otro tipo de delitos o delincuentes, pues, como dije antes, dependería de cada caso y habría que analizarlo de manera independiente. Con esto intento dejar claro que el delito sí condiciona la posibilidad o no de reinserción, hay ciertas cosas que por mucho que suenen duras contra los derechos humanos o que vayan en contra de una Constitución de hace más de 30 años, son de sentido común, algo que por desgracia brilla muchas veces por su ausencia.

    Un segundo punto relacionado con las condenas a los etarras, es el cumplimiento íntegro de las condenas, así como la aplicación o no de la Doctrina Parot. Es verdad que es una violación de la legislación europea, pero en esta época de cambios de leyes express, todavía no llego a comprender cómo no se reacciona a nivel europeo para que se pueda seguir aplicando. Imagino que no será una medida perfecta y que tendrá muchos fallos, eso sinceramente no lo sé, pero lo que me parece inneglable es el hecho de que es una medida que, al menos, garantiza que estos etarras se lleven una pequeña parte de lo que merecen, Y digo una pequeña parte porque, pasando a otro punto aquí planteado, el único instrumento que sería humanamente justo, y que equilibra estos actos brutales de vidas sesgadas, destrozadas, etc,. simplemente por una ideología, es la cadena perpetua. Estamos hablando de personas que están condenadas a cientos, miles de años, y que no merecen otra cosa que sentirse destrozados de por vida, aunque muchos de ellos ni siquiera lo sentirían.

    Ya para terminar, no creo que se deba entrar en el chantaje de la banda ETA bajo ningún concepto. Son demasiados años, demasiadas imágenes en nuestra cabeza que nos tienen que recordar quiénes son estos individuos. La lucha contra los terroristas siempre ha unido a todos, incluido los distintos partidos políticos. Que siga asi.

  6. Buenos días:

    En cuanto al comentario de corrección gramatical y léxica; no creo que sea éste el sitio indicado para esa “crítica constructiva”. Creo que he entendido que se trata de un foro de debate, en el que se reunirá gente diversa y que, tendremos cada uno nuestros errores gramaticales.

    Respecto al contenido del texto, estoy totalmente de acuerdo contigo en los puntos en los que hablas de no ceder ante los chantajes de la banda terrorista.
    Creo que es necesaria una total rendición y un abogo por el mea culpa por parte de los integrantes de esta organización, antes de poder entablar algún tipo de conversación con ellos.
    Creo, que es, además, un tema demasiado complejo y con difícil solución en el que se conjugan muchos aspectos sociales, culturales e ideológicos que son los de peor resolución posible y en los que es necesario mucho tiempo y un cambio en la mentalidad social del País Vasco para poder alcanzar una solución satisfactoria

    Donde no encontraremos un punto de encuentro posible es en el tema del modelo de reinserción que se establece en el Código Penal.
    No entiendo la diferencia que haces cuando dices que puedes llegar a entender a alguien que mate a otro en un determinado momento, pero no a alguien que mate por intereses políticos. No estoy con esto defendiendo ni muchísimo menos a alguien que mate por intereses políticos; pero ¿el resto de asesinos que matan por otros intereses son menos culpables en ese aspecto? ¿Existe una total diferencia entre quien mata por ejemplo por aspectos sexuales, de raza, por celos o simplemente porque sí que quien mata baja una ideología política?
    Yo creo que el modelo de reinserción del Código Penal es para todos; es decir, es inviable un Código Penal en el que se establezcan diferencias en el modelo a aplicar según el crimen que hayas cometido; ya que cada delito tiene sus características, sus atenuantes y sus agravantes y sería muy complicado delimitar en qué bando estarían uno u otro individuo aún cometiendo el mismo delito bajo circunstancias diferentes.
    Una de las características de la tipificación de los delitos es el de la generalidad; quiere decir que en las leyes se tipifican delitos y faltas en su generalidad y, posteriormente se tienen en cuenta o no una serie de circunstancias bajo los que ese crimen se ha cometido. No es, por tanto posible esa diferencia de la que tú hablas.

    Respecto de la Doctrina Parot; quiero decirte que el Tribunal de Estrasburgo no la ha declarado inconstitucional en sí misma, sino que ha dicho que su aplicación retroactiva es inconstitucional; cosa que no deberá extrañar a nadie, ya que no puede hacerse una aplicación retroactiva de ninguna ley a no ser que ésta vaya en favor del reo.

    En definitiva, estoy de acuerdo contigo en parte del contenido, pero no en las soluciones que propones; por otro lado, sigue así que me encanta poder expresarme sobre temas controvertidos de los que pocas veces tenemos la oportunidad de hacerlo.

    Un saludo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s